Crónica de un descanso pospuesto

Lunes, Septiembre 2, 2019 - 15:38

Por Enrique Valdés Machín
Quizás más fuerte que los sofocantes calores de los meses de julio y agosto fue el ímpetu y disposición de cientos de miles de trabajadores que mientras los estudiantes disfrutaban del período vacacional, luchaban desde el cotidiano anonimato para que el 2 de septiembre el curso escolar pudiera inaugurarse sin contratiempos.
Hoy padres y alumnos encontraron escuelas remozadas, mobiliario nuevo o reparado y mejor cobertura docente gracias, en buena medida al aumento salarial efectivo desde el pasado mes de julio.
Sin dudas este será un curso diferente pues a instancias del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Cuba potencia la eficiencia económica en el sector sin despilfarro, con ahorro aunque sin carencias ni leoninos recortes de recursos.
Tampoco sin sacrificios de la calidad de un proceso docente educativo, empeñado en la formación de valores en los educandos.
Los casi dos millones de estudiantes de todas las enseñanzas que hoy de manera gratuita ingresaron a las aulas, a pesar de la difícil situación económica derivada de la guerra comercial, política y económica de EEUU contra la Isla, encontraron dispuestos medios y recursos para el desarrollo del programa audiovisual, el estudio de la computación desde edades tempranas y el acondicionamiento de nuevos laboratorios en las distintas enseñanzas, entre otras ventajas.
Y será un curso diferente también porque existe la voluntad de potenciar la ejemplaridad del maestro como factor clave en la formación vocacional pedagógica de los muchachos; alcanzar indicadores altos de asistencia y retención escolar; priorizar la formación de fuerza técnica calificada que dé respuesta a las urgentes necesidades económicas de los territorios y, entre otros, consolidar una conducta ambiental que contribuya, con el apoyo de la familia y la comunidad, a evitar riesgos epidemiológicos.
Hoy temprano en la mañana nuestro verde caimán volvió a vestirse con los colores de la enseñanza. Nuevamente retornaron los abrazos del reencuentro, la tristeza de alguna ausencia, y la alegría de entrar de lleno al mundo del conocimiento.
Como cada septiembre. Comenzó en Cuba, sin tropiezos, un nuevo curso escolar, quienes pospusieron su descanso observan satisfechos que el sudor derramado a mares vistió de alegría los rostros infantiles de una infancia y adolescencia nacida para ser feliz y libre.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam
3 + 4 =
Resuelve este sencillo problema matemático e introduce el resultado. Ej. Para 1 + 3, ingrese 4.

Otras Noticias