¡La Coubre todavía nos duele!

Jueves, Marzo 5, 2020 - 10:56

¡La Coubre todavía nos duele!
Por Enrique Valdés
Quienes peinamos canas o incluso los que ni canas tienen para peinar todavía nos estremecemos con las dantescas imágenes de las víctimas de la explosión del vapor La Coubre.
Aquel cuatro de marzo de 1960- hace hoy 60 años- los restos despedazados de hombres humildes, fruto de los bárbaros actos de terrorismo de Estado contra Cuba, despedazaron también a cientos de hogares y a miles de familiares que aún claman por justicia.
Apenas tenía siete años cuando la primera explosión - pasadas las tres de la tarde - nos tomó por sorpresa en un cine de barrio cercano al lugar del sabotaje.Nunca he podido olvidar a mi abuela en medio de tan doloroso episodio, esconder su temor para calmar el mío.
De camino a la casa y contrario a lo esperado muchos caminaban en dirección a la bahía de La Habana con el ánimo de prestar ayuda a las víctimas.Una segunda detonación, cuando un mar de pueblo socorría a las víctimas en presencia del líder de la Revolución Fidel Castro Ruz, cobró nuevas vidas, dejó un saldo de más de 200 heridos, muchos de ellos con secuelas irreparables, e incontables desaparecidos.
El salvaje atentado lo organizó el gobierno de Estados Unidos presidido por Dwight Eisenhower y lo ejecutó la Agencia Central de Inteligencia (CIA) por sus siglas en inglés, con el ánimo de atemorizar al pueblo que apoyaba masivamente al proceso revolucionario e impedirle el acceso a las armas para la defensa compradas a Bélgica.
Sin embargo la barbarie tuvo una reacción inesperada. Nadie podía saber si ocurriría una tercera explosión, tampoco eso fue limitante para que cientos de personas, en vez de huir del dantesco infierno de plomo, llamas y sangre, se adentraran en el mortal amasijo de hierro para salvar heridos o extraer cadáveres.
Acciones criminales como esas consolidaron el sentimiento antiimperialista y contribuyeron a radicalizar el proceso, algo que quedó de manifiesto en el entierro a las víctimas en el cual un impresionante cortejo fúnebre salió a las calles al mediodía del sábado, para acompañarlos a la necrópolis Cristóbal Colón.
Fue en ese instante, en la intersección de la calles 23 y 12, donde Fidel, por entonces Primer Ministro, desde una improvisada tribuna en la cama de una rastra al despedir el duelo exclamó por primera vez la consigna de !Patria o Muerte!
Del criminal sabotaje queda el Monumento a sus víctimas como un recuerdo vívido donde cada cuatro de Marzo sobrevivientes o familiares de los caídos, acompañados del pueblo y sus dirigentes, acuden a rendirles tributo.
Pero más que todo queda ese sentimiento de dolor e impotencia de no conocer los detalles de tan tenebroso crimen y de saber que los asesinos no pagaron nunca, porque el gobierno de Estados Unidos mantiene clasificados todos los documentos relacionados con el caso y se niega a hacerlos públicos.
Si nada tienen que esconder ¿Por qué no esclarecer los hechos y darle paso a la justicia?
Ese es uno de los tantos crímenes contra el pueblo de Cuba todavía están impunes.
#TenemosMemoria #Cuba.

lp/Minjus

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam
15 + 2 =
Resuelve este sencillo problema matemático e introduce el resultado. Ej. Para 1 + 3, ingrese 4.

Otras Noticias