Una verdad desconocida y obviada por Estados Unidos

Lunes, Julio 15, 2019 - 10:52

Por Enrique Valdés

Por estos días, a la luz de la entrada en vigor del artículo III de la Ley Garrote Helms Burton salieron a la luz, una vez más, desquiciados argumentos destinados a satanizar el proceso de Nacionalización llevado a cabo por Cuba conforme al Derecho Internacional.
Mienten los ideólogos del imperio y hasta su presidente en el afán de apretar aún más las cuerdas del Bloqueo económico, financiero y comercial de EEUU contra la Isla y pretenden con esta aberración jurídica extraterritorial otorgar “Derechos de propiedad” a esbirros y asesinos que huyeron de la justicia cubana en 1959 al triunfar la Revolución encabezada por Fidel Castro Ruz.
Aunque desde el lado imperial se desconozca, la decisión de la Sala de lo Civil y de lo Administrativo del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana, acerca de la Demanda del Pueblo de Cuba al Gobierno de los Estados Unidos por daños humanos, presentada el 31 de mayo de 1999 por la inmensa mayoría del pueblo cubano, representado en sus principales organizaciones de masas y sociales, es válida a todos los efectos legales.
En ella se tuvo en cuenta el sin número de agresiones perpetradas por y desde territorio norteamericano contra la Mayor de las Antillas y los daños de todo tipo que esas acciones dejaron para las familias y la economía de la nación.
Curiosamente entre las pruebas analizadas por el Tribunal se encontraban, entre otras muchas, los documentos desclasificados por el gobierno de Estados Unidos, los cuales abiertamente reconocieron muchas de las agresiones, atentados y asesinatos organizados por ellos para derrocar la Revolución.
Por aquel entonces y como consecuencia la Sala de lo Civil y de lo Administrativo del Tribunal Provincial Popular de La Habana dictaminó que el gobierno agresor debía indemnizar al pueblo cubano con el pago único de 181 100 millones de dólares estadounidenses y conminó al gobierno norteamericano a retractarse públicamente por el daño moral que ocasionó tanto los familiares como a las víctimas de los hechos narrados en la demanda.
Por supuesto en un alarde de arrogancia ninguno de los gobiernos norteamericanos han reconocido ese justo pronunciamiento, el bloqueo aumenta por años, los daños también y las acciones terroristas han provocado nuevas víctimas y más dolor desde entonces a la fecha.
A manera de ejemplo, solo por el valor de la vida de los 3 478 cubanos fallecidos y 2 099 incapacitados como consecuencia de las agresiones imperialistas, el Tribunal fijó un monto promedio de 40 millones de dólares, incluyendo la reparación del daño material e indemnización de perjuicios.
¿Cuál sería la historia si algunos de los documentos desclasificados de Cuba se responsabilizaran por la muerte de un solo ciudadano estadounidense? ¿Cuál sería la reacción de los gobernantes yanquis si uno solo de esos documentos reforzara la tesis de atentados terroristas para acabar con un gobierno?
En próximos trabajos pondremos al desnudo, una vez más, las agresiones que desde 1959 a la fecha ha tenido que sufrir Cuba por el único “crimen” de defender su libertad, autodeterminación y soberanía.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam
7 + 8 =
Resuelve este sencillo problema matemático e introduce el resultado. Ej. Para 1 + 3, ingrese 4.

Otras Noticias