Valdés Mesa: Jamás renunciaremos a la soberanía que nos legaron los fundadores de la Patria

Miércoles, Octubre 16, 2019 - 08:12

El Gobierno cubano autorizará la compra de electrodomésticos, partes y piezas de carros y otras mercancías en divisas convertibles. El servicio se habilitará en más de 70 tiendas mediante tarjetas magnéticas, anunció este martes en la Mesa Redonda el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa. 

Como parte del nuevo paquete de medidas para enfrentar la situación económica del país, se abre la posibilidad de que personas naturales importen determinados productos a través de empresas estatales. 

No hay ningún cambio en las regulaciones aduaneras, se precisó en el espacio televisivo, donde los ministros de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández; de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss; de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, y de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, así como Irma Margarita Martínez Castrillón, ministra presidenta del Banco Central de Cuba, e Iset Maritza Vázquez Brizuela, vicepresidenta primera de la Corporación CIMEX, informaron a la población sobre nuevas medidas económicas adoptadas por el Gobierno.

Medidas para ordenar la importación de mercancías con fines no comerciales

Se trata de decisiones que fueron anunciadas en este propio espacio televisivo los días 2 y 3 de julio pasado, como parte de un conjunto de iniciativas para impulsar la economía cubana.

Valdés Mesa comentó que en los últimos años se ha incrementado la importación, por parte de personas naturales, de mercancías sin carácter comercial. “Aunque los bienes entran al país en un marco de legalidad, después de recepcionarlos se comercializan de manera irregular”, especificó.

Ante la necesidad de hacer un análisis integral de esta cuestión, profundizar en las causas y proponer medidas para ordenarla, fue creada una comisión gubernamental que integran representantes de 14 organismos de la Administración Central del Estado. 

De acuerdo con el vicepresidente de la República, también fueron tenidas en cuenta opiniones de especialistas nacionales conocedores del comercio exterior y el comercio interior, así como ministros y expertos en la materia.

Valdés Mesa explicó que, con el propósito de asegurar a la población los productos básicos de alimentación, aseo personal y limpieza, y ante el déficit de moneda libremente convertible (MLC), se hizo necesario reducir las compras de equipos electrodomésticos de gama media y alta, lo cual propició, en alguna medida, la importación de esos artículos por personas naturales que viajan al exterior y lo traen al país.

“El dinero que está saliendo para adquirir esos productos se estima en cifras significativas, y debemos captarlo como fuente de divisas para reaprovisionar nuestra industria, las cadenas de tiendas; en fin, nuestro mercado”, señaló.

Otro factor presente, dijo, es el recrudecimiento del bloqueo del gobierno estadounidense, que “ha limitado las remesas con el ánimo de dañar al país, en particular a las familias cubanas, y que también afecta al sector no estatal”.

La actual administración estadounidense ha intensificado a la vez el cerco financiero para impedir las transacciones de Cuba en sus cobros y pagos en el exterior, advirtió el vicepresidente de la República.

“Todos estos factores han hecho que el país no disponga de los financiamientos suficientes para importar las materias primas destinadas a la industria y para que nuestras cadenas abastezcan el mercado”, apuntó.

Valdés Mesa informó que el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de medidas para ordenar la importación y arribo de mercancías con fines no comerciales, y proponer otras decisiones que den solución a los complejos problemas identificados en el diagnóstico.

Uno de los propósitos, comentó, será potenciar la industria nacional, utilizando de manera objetiva las capacidades instaladas, el financiamiento previsto en el Plan de la Economía y otras alternativas que faciliten la producción nacional a partir de las relaciones con proveedores externos, que nos den la posibilidad de financiamientos que tributen al ciclo productivo de nuestra economía.

Medidas: 

  • Se concederán bonificaciones o exenciones arancelarias a la importación de materias primas e insumos.

Tendrán prioridad aquellas destinadas a la producción nacional de determinadas mercancías y a los productos de primera necesidad y de mayor demanda entre la población, importados por las cadenas de tiendas y otras entidades comercializadoras, lo que permitirá reducir costos con el objetivo de disminuir los precios minoristas a la población.

  • Se prestarán servicios de importación a las personas naturales, a través de empresas importadoras designadas por el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, con respaldo en MLC.
  • Se emplearán las “zonas con régimen de depósito de la Aduana” hoy existentes, además de otras que puedan crearse, para la venta de mercancías mediante empresas importadoras designadas. Será otra vía para proveer el mercado interno.  
  • Se utilizará la consignación de mercancías por comisión para potenciar su entrega a través de empresas importadoras designadas, a las que accederán las personas naturales.
  • Servicio de comercialización a las personas naturales de partes, piezas, accesorios y otros productos automotores multimarcas, a través de la entidad estatal Servicios Automotores Sociedad Anónima (SASA), empresas de CIMEX y otras que sean necesarias.

El vicepresidente advirtió que se desarrollarán e impulsarán al máximo las variantes del comercio electrónico, como las tiendas virtuales, las ventas online y la utilización de las pasarelas de pagos nacionales e internacionales. “Todas las ventas serán mediante tarjetas magnéticas. Por tanto, en el mercado minorista no se realizarán ventas en efectivo”.

Valdés Mesa precisó que estas nuevas medidas permitirán mejorar el servicio de postventa (garantía) de los electrodomésticos vendidos en el mercado nacional, así como los servicios de reparación y mantenimiento. “Los equipos que las personas importan hoy, no tienen estos beneficios”.

En su intervención detalló que la comercialización de los artículos que más se importan se realizará en más de 70 establecimientos de la red de tiendas existentes en todos los territorios.

“Con los ingresos que resulten de las ventas en los lugares definidos, se contribuirá al reaprovisionamiento de las cadenas comerciales, además de la industria nacional”, dijo.

De acuerdo con Valdés Mesa, se han creado las condiciones para la apertura de las áreas previstas en las redes de tiendas para que inicien sus ventas en la tercera decena de este mes de octubre. 

“Será un proceso gradual y ordenado que beneficiará a la población. En tal sentido, se han preparado las entidades económicas y comerciales que brindarán estos servicios”, aseguró.

Con la adopción de esta medida, aclaró, no se prohíbe la importación no comercial de estos artículos en las actuales circunstancias.

“Los precios que se ofertarán serán competitivos con los existentes en el mercado minorista de los países de nuestra área geográfica. No serán precios fijos, pero tampoco serán recaudatorios”, enfatizó.

Aunque se comenzará con una cantidad limitada de surtidos, la aspiración es ampliar paulatinamente la oferta de equipos electrodomésticos.

“Se propone iniciar las ventas de los productos más demandados, tales como equipos electrodomésticos, ciclomotores eléctricos, TV de pantalla plana, aires acondicionados, así como partes y piezas de automotores. En tanto, se mantendrán las ventas en CUC de los bienes considerados dentro de la línea económica”, puntualizó el vicepresidente cubano.

Al cierre de la Mesa Redonda, el vicepresidente cubano, Salvador Valdés Mesa, valoró estas nuevas medidas como una manera de potenciar la industria nacional, impactar en la ocupación, en la mejora de los servicios y en la reanimación de la manufactura.

A su vez, destacó que estos cambios permitirán enfrentar el cerco económico, comercial y financiero de Estados Unidos y fracturarlo, pero también desarrollar el país en medio de ese contexto. “En cada medida que adoptemos, siempre tendremos en el centro de atención a nuestro pueblo”, afirmó.

“Se desarrollará un intenso programa de preparación y capacitación de todo el personal de las cadenas y otras instituciones que participan en la implementación y puesta en práctica de las medidas aprobadas. Con ello buscamos que se preste un servicio de calidad como merece nuestro pueblo”, adelantó.

Finalmente, Valdés Mesa agradeció el apoyo de los cubanos a las recientes decisiones adoptadas por la dirección del país, así como su comprensión y presencia en el enfrentamiento a las dificultades. Esa realidad -destacó- demuestra una vez más que la unidad convierte a la Revolución en indestructible.

“En los días recientes nos enfrentamos a la contingencia energética y no nos paramos; la superamos con contramedidas, como una muestra de que no nos frenarán. Jamás renunciaremos a la soberanía, a la independencia que nos legaron los fundadores de nuestra Patria”.

Tomado de Cubadebate.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam
1 + 1 =
Resuelve este sencillo problema matemático e introduce el resultado. Ej. Para 1 + 3, ingrese 4.

Otras Noticias