Dirección de Notarías

Esta Dirección tiene como misión ejercer la dirección técnica, normativa y metodológica, el control y la supervisión de la actividad notarial y del registro de actos de última voluntad y de declaratoria de herederos; asesorar y dictaminar en negocios de la inversión extranjera, incluida la actividad inmobiliaria y sobre su instrumentación jurídica; controlar la formalización en escritura pública de la constitución, fusión o extinción de sociedades civiles y mercantiles, y sus modificaciones estatutarias derivadas de autorización gubernamental previa; y tiene subordinada a la Notaría Especial.

 

El Ministerio de Justicia, de conformidad con la Ley, ejerce la dirección técnica, normativa y metodológica de la actividad y función notarial y a estos efectos tiene las atribuciones siguientes:

a)       habilitar a los juristas para ser nombrados notarios;

b)      nombrar notarios en casos especiales, con competencia nacional o extender la misma a otros notarios;

c)       designar los sustitutos de los notarios comprendidos en el inciso b);

       ch)   aplicar a los notarios que nombre las medidas disciplinarias establecidas en la legislación especial y laboral vigentes;

d)      asesorar, inspeccionar y controlar el trabajo de las direcciones provinciales de Justicia respecto a la actividad notarial;

e)       realizar o disponer que se efectúen las inspecciones técnicas de las notarías y los archivos provinciales de protocolos notariales, para comprobar el cumplimiento de las disposiciones y normas jurídicas vigentes;

f)        comunicar a los notarios la existencia de contradicciones, perjuicios a terceros o violaciones de la legalidad que condicionan la abstención de la actuación notarial;

g)      establecer las normas metodológicas que regulan la proyección de la red de unidades notariales en las respectivas provincias, así como los requisitos para la creación, traslado, fusión y cierre de dichas unidades;

h)      elaborar y desarrollar planes de capacitación y cursos especiales para la formación y superación notarial;

i)        establecer los tipos de modelos, formularios y demás documentos para el uso de los notarios en su actividad técnica;

j)        asesorar y evacuar consultas técnicas en todas aquellas cuestiones que aseguren el adecuado cumplimiento de las normas y disposiciones establecidas en relación con la actividad notarial y el mejor funcionamiento y desarrollo de ésta;

k)       convocar a reuniones metodológicas, seminarios y otros eventos de carácter técnico;

l)        establecer las plantillas tipo de las unidades notariales;

ll)        evaluar en su caso, a los notarios señalados en el apartado b), en su calificación técnica, conforme a las indicaciones metodológicas que establece el Comité Estatal de Trabajo y Seguridad Social;

m)     mantener un control nacional actualizado de los notarios en ejercicio y de las personas habilitadas como notarios; y

n)      realizar las demás funciones establecidas en este Reglamento y la Ley.

 

La legislación notarial comprende:

  • Ley No. 50 “De las Notarías Estatales”, vigente desde el primero de junio de 1985 (Gaceta Oficial de la República de Cuba. Edición Ordinaria No. 3  de primero de marzo de 1985, págs. 49-53);
  • Reglamento de la Ley contenido en la Resolución No. 70/1992 de 9 de junio, del Ministro de Justicia (Gaceta Oficial de la República de Cuba. Edición Extraordinaria No. 4  de nueve de junio de 1992, págs. 9-18);
  • Resoluciones No. 130/1998 y 201/1999, ambas del Ministro de Justicia que establecen las tarifas notariales,
  • Resolución No. 250/2015, del Ministro de Justicia, reguladora de los términos para la prestación del servicio, 
  • Código de Ética del Notariado Cubano, de 28 de noviembre del 2000, y
  • Normas complementarias: Dictámenes e indicaciones metodológicas de la Dirección de Notarías del Ministerio de Justicia.
Reflexiones de Fidel