Las redes sociales y los dobles raseros

Sábado, Septiembre 19, 2020 - 13:21

Por Enrique Valdés

Hace apenas unos días el programa radio-televisivo de la Mesa Redonda denunciaba el cierre de sus cuentas de Youtube precisamente cuando profundizaba en los temas relacionados con la vacuna nacional soberana 1 contra la Covid-19.

Para eso utilizaron el sólido argumento sustentado en las normas que rigen el criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba, sin importar siquiera que esa vacuna podría salvar la vida en un tiempo relativamente corto a millones de personas y que la información podría ser de interés mundial.

Sin embargo esa política no es nueva, meses atrás cerraron de manera abrupta también un número importante de cuentas de periodistas y personalidades del Gobierno en momentos en los cuales el presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez denunciaría la persecución brutal del gobierno norteamericano contra los recursos vitales para la subsistencia de los cubanos.

Hoy llama la atención que desde esas mismas plataformas sociales se permitan la creación de cuentas falsas destinadas a parodiar y desacreditar a los Órganos de Justicia del país. Uno a uno, escalonadamente, fueron agredidos por los mercenarios de la desinformación con total impunidad.

Contra ellos los celosos guardianes de las normas y conductas de esas redes no actuaron a tiempo, ni los bloquearon o sancionaron tal y como estipulan sus normas, de lo cual se evidencia que sus administradores y dueños bailan al son de la marimba yanqui y mueven sus cuerpos y mentes a través de hilos invisibles como si fueran marionetas.

Esta campaña de desprestigio- sería tonto no verla de esa manera- ya fue denunciada por el Presidente cubano quien afirmó que la intención, con marcado tinte electoral y en la búsqueda del voto anticubano de la Florida, era presentar un país con incapacidad gubernamental y económica y desacreditar a sus dirigentes y demás personalidades de los distintos sectores que defienden el proceso.

Las cuentas parodias constituyen un esfuerzo desesperado de la mafia anticubana que siente que el tiempo pudiera acabársele, pero solo es eso, un esfuerzo desesperado que no mellará en lo más mínimo el prestigio de las instituciones jurídicas cubanas inmersas en el proceso de perfeccionamiento de sus estructuras a tono con una nueva Constitución aprobada por la inmensa mayoría de esos cubanos a quien hoy pretenden en vano confundir.

Desde estas páginas denunciamos los dobles raseros permitidas por los dueños reales de esas redes sociales y exigimos respeto a nuestra soberanía e instituciones.

lp/minjus

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam
3 + 1 =
Resuelve este sencillo problema matemático e introduce el resultado. Ej. Para 1 + 3, ingrese 4.

Otras Noticias